Inicio arrow Noticias arrow Declaración pública de ANCECE A.G. sobre el nuevo reglamento para cosmetólogas
Declaración pública de ANCECE A.G. sobre el nuevo reglamento para cosmetólogas PDF Imprimir E-Mail

A través de la presente, la Asociación Gremial Nacional de Centros de Enseñanza de Cosmetología y Estética (ANCECE A.G.) quiere expresar su opinión frente a los acontecimientos que se han suscitado últimamente en el mercado de la cosmetología y que dicen relación con un nuevo Reglamento para Centros de Estética. Efectivamente, nos hemos informado que el SEREMI de Salud RM, el Departamento de Profesiones Médicas del Ministerio de Salud y la Sociedad Chilena de Dermatología (SOCHIDERM) han formado una mesa de trabajo tendiente a elaborar un nuevo "Reglamento de Centros de Estética".

Al respecto, quisiéramos expresar lo siguiente:

  1. ANCECE es la asociación gremial que reúne a los Centros de Enseñanza de Cosmetología y Estética más antiguos y tradicionales de nuestro país. Varios de sus miembros tienen más de 30 años realizando docencia en esta área.

  2. La cosmetología es una actividad eminentemente práctica en donde los errores que pudieren afectar la salud de las personas son producto de la convergencia de múltiples factores. A través de la observación que hemos experimentado en el tiempo, tanto en el proceso de formación de cosmetólogas como en la práctica laboral de miles de exalumnas, hemos podido identificar esos factores y aquellos elementos cognitivos que permiten superarlos. También hemos aprendido a evaluar a las cosmetólogas en relación al cumplimiento de los estándares mínimos que debe tener para desarrollar su actividad con seguridad e idoneidad.

  3. Nosotros, como ANCECE, tenemos absolutamente claro que la cosmetología debe ser regulada para evitar malas prácticas y nosotros hemos sido el pilar que ha evitado que en Chile se llegue a la situación de otros países, en donde la cosmetóloga invade mayoritariamente otras áreas profesionales. Más aún, las restricciones que nosotros pondríamos serían mucho más estrictas, apuntando a los problemas reales que se suscitan en el gabinete cosmetológico.

  4. ANCECE nunca ha sido informado sobre la nueva reglamentación que está en discusión y, por ende, tampoco ha sido invitado a participar en la mesa de trabajo anteriormente mencionada.

  5. Es lamentable que en los últimos tiempos las autoridades de salud estén aplicando una política de oídos sordos que no hace más que deslegitimizar su accionar. Existe, aparentemente, una premisa de que sobre el ámbito de la cosmetología sólo valen las opiniones de las autoridades de salud y de SOCHIDERM, sin considerar a aquellos que realizan la formación de las cosmetólogas.

  6. La fiscalización que ha realizado últimamente el SEREMI de Salud RM no ha tenido ninguna base lógica, se ha hecho con fiscalizadores que desconocen completamente el área que se fiscaliza, al punto de pedirle documentación a las cosmetólogas que no está reglamentada en nuestro país, produciendo pánico e ira en el mercado.

  7. Tampoco nos parece afortunado que SOCHIDERM considere que la cosmetología es una actividad de menor importancia e inconsciente de los límites de su rol en la sociedad, al punto de tener que ser la dermatología la única que establezca, desde su óptica, la reglamentación pertinente. Hay muchas áreas de la cosmetología en las que los dermatólogos no tienen conocimiento acabado, por las mismas razones que un ingeniero no conoce todas las aplicaciones específicas en el área técnica. Cada especialidad tiene fundamentos y fuentes de error, que no necesariamente son conocidas por otras especialidades.

  8. La forma en que esta nueva reglamentación se está intentando llevar a cabo, no sólo es indigna para quienes ejercen la cosmetología, sino que es un franco retroceso. El Reglamento para el Funcionamiento de los Institutos de Belleza de 1975 y el Reglamento para Ejercer las Actividades de la Cosmetología de 1980 fueron ampliamente discutidos con las cosmetólogas y la instancia docente de esa época. Incluso, hasta hace muy pocos años, médicos del Ministerio de Salud visitaban nuestras academias y asistían a los congresos de la especialidad para entender el quehacer de la cosmetología. Ello, en vez de ir mejorando en el tiempo, se ha traducido en inflexibilidad e imposición.

  9. Estamos ciertos que si queremos encontrar una reglamentación que sea útil y que apunte al verdadero objetivo, es decir, cautelar la salud de las personas, la mejor manera de lograrlo es trabajando en equipo, constituyendo una mesa de trabajo amplia donde cada cual pueda hacer su aporte. Entendemos como necesarios los aportes de la dermatología, cirugía plástica, química cosmética y desde luego, y casi como una obviedad, de la cosmetología misma.

  10. Nos parece totalmente impresentable un reglamento sobre la actividad de la cosmetología en donde no se ha invitado a participar a aquellos que realizan la formación académica de las cosmetólogas desde los inicios de esta actividad en Chile.

  11. Por tanto, consideramos que el reglamento que pueda surgir de la actual mesa de trabajo es totalmente ilegítimo en su génesis por lo que creemos indispensable el involucramiento de instancias superiores.

 

Santiago de Chile, 6 de Junio de 2012

Directorio ANCECE A.G.

 
< Anterior   Siguiente >